Argentina Hola, Sitios de Argentina

 

Inicio

Incluir Sitio

Contáctenos

.
 
.
.
Flecha de Título San Miguel de Tucumán - Provincia de Tucumán
 

 

 

Tucumán se descubre en 5 circuitos turísticos que invitan a conocer los principales atractivos de la provincia. Valles Calchaquíes, Las Yungas, Valle de Choromoro, Ciudad Histórica y el Sur son las alternativas para disfrutar de los paisajes privilegiados y contrastantes que ofrece la provincia, además de la valiosa historia que atesora.

Cómo Llegar

Los medios de transporte que realizan el recorrido hasta San Miguel de Tucumán son variados.

Desde Buenos Aires el micro tarda alrededor de 15 horas para recorrer los 1.200 kilómetros que separan a la Capital Federal del Jardín de la República.

Otra opción son los vuelos diarios que cubren este trayecto en sólo dos horas.

Y para los que desean realizar el recorrido en auto, desde Buenos Aires la principal ruta es la Nacional nº 9, que llega por el sudeste desde Santiago del Estero y Córdoba. Si viaja desde Capital vía Rosario por ruta 9 (Panamericana ramal Escobar), acorta camino por RN 34 hasta Santiago del Estero y desde allí por la 9 hasta San Miguel de Tucumán.

La comunicación con las capitales de provincias vecinas de la región es a través de ruta 9 y 38.Estando ya en la provincia, los transportes públicos son básicamente tres: ómnibus, taxi y remis.

 

Circuito Ciudad Histórica

San Miguel de Tucumán ha sido declarada “Ciudad Histórica” en 1999, por la riqueza de su patrimonio cultural. Hoy el centro histórico es el corazón de la urbe cosmopolita y en él se levantan los edificios de mayor significación cívico institucional de Tucumán.

Este recorrido invita a descubrir la capital tucumana, protagonista de la Historia Nacional y dueña de un importante legado patrimonial. Con una vida cultural intensa y una particular vida nocturna, la ciudad ofrece distintos atractivos que permiten conocer lo más auténtico de su devenir histórico y de su singular presente.

La Plaza Independencia, en el corazón de la ciudad, en la que destaca la Estatua de la Libertad, obra de la célebre escultora tucumana Lola Mora. Alrededor de la plaza se levantan edificios notables que reflejan distintos períodos arquitectónicos y que bien merecen detenerse en ellos: Casa de Gobierno, Museo Casa Padilla y Templo de San Francisco. La Iglesia Catedral, con un estilo neoclásico se impone sobre la esquina sureste y dos "petit hotel" se destacan del resto de las construcciones: la Casa Nougués, sede del Ente Tucumán Turismo y el Centro Cultural Rougés. Sobre calle San Martín, siempre en el ámbito de la plaza, se erigen el ex cine Plaza, la Caja Popular de Ahorros, la sede del Jockey Club, el ex Hotel Plazay la Federación Económica, todo edificios de gran valor patrimonial. Otras opciones para visitar dentro del casco histórico son la Iglesia La Merced, el Museo de Arte Sacro, la Casa Avellaneda y la Basílica de Santo Domingo. A partir de allí es posible conocer el Museo Provincial de Bellas Artes Timoteo Navarro y sobre 24 de Septiembre, el Museo Folklórico(próximamente restaurado). Un poco más alejado, se encuentra el Parque 9 de Julio, pulmón verde de la ciudad que es lugar Histórico Nacional donde se encuentra el Museo Casa Obispo Colombres. También es recomendable recorrer los alrededores de la Plaza Urquiza donde se ubica un interesante conjunto arquitectónico compuesto por el edificio de la Legislatura, el Casino y el Teatro

Circuito de Las Yungas

Su belleza sólo se iguala al señorío de las villas y escenarios naturales de su sinuoso itinerario: Yerba Buena, San Pablo, Villa Nougués, San Javier, Raco, El Siambón, El Saladillo y el Dique Celestino Gelsi.

Este recorrido invita a tomar un primer contacto con la exuberante selva de yungas. El paseo comienza en Av. Mate de Luna, columna vertebral de la ciudad, la que conduce hasta Yerba Buena. Zona residencial con calles arboladas y pintorescos chalet rodeados de verdes y floridos jardines, bares, restaurantes, shopping, numerosos clubes deportivos y campos de golf donde se desarrollan importantes eventos.

Camino a la Rinconada, por Av. Solano Vera, el circuito pasa por el ex Ingenio San Pablo, testimonio de lo que fue en su momento una de las fábricas azucareras más destacada de la provincia. El camino permite ir introduciéndose en la exuberante Selva de Yungas donde predomina bosque de molles, lapachos, tipas, laureles y jacarandaes. La imagen de un Cristo forjado en hierro indica la llegada a Villa Nougués, construida entre lomas y quebradas. Esta hermosa localidad de casas veraniegas data de 1899, destacándose una capilla medievalista, una agradable hostería y un campo de golf enmarcado por el soberbio ambiente montañoso.Con hermosa vista hacia los valles, unos kilómetros más adelante se encuentra Loma Bola , base predilecta para los aficionados al deporte del parapente.

Tras continuar por el camino de cornisa, un gigantesco cristo redentor anuncia la cumbre del cerro San Javier a 1270 m s.n.m. Desde sus praderas y lomadas se tiene inigualables vistas panorámicas de la ciudad. Esta villa nació en 1942 junto a la Hostería Club Sol que invita a detenerse para almorzar y hospedarse, pasando una jornada agradable, disfrutando del paisaje y de los vuelos de parapentistas y aladeltistas. Continuando por RP 340, hacia el norte y antes de llegar al valle de La Sala, está el acceso a la Cascada del río Noque, donde este paisaje de nuboselva se combina con el encanto de un chorro de agua que desciende por las resbaladizas rocas hasta caer en un piletón cristalino.

Tras empalmar con ruta 341, el camino lleva hacia Raco y El Siambón donde se aprecian bosques de pinos en los campos que circundan al monasterio de los monjes Benedictinos, construido con piedras del lugar y situado en la cumbre de una alta lomada. Se destaca la capilla por su sencillez y luminosidad. En la entrada hay un puesto de venta de los tradicionales productos que los monjes preparan desde varias décadas, como licores, jaleas, dulce de leche y miel. Muy cerca de allí, una cancha de golf invita a disfrutar de sus greens rodeados de selvas y pronunciados desniveles, junto a un country que satisface las exigencias del confort.

Forman parte de este recorrido, regresando por RN 9, el Dique Celestino Gelsi, antiguamente llamado “El Cadillal”, donde se puede realizar actividades naúticas (esquí acuático, regatas, remo, windsurf, jetsky, vela) y recorrer el dique en el Catamarán Arquímides. Y no olvidarse de la pesca deportiva (tarariras, bagres, mojarras, pejerrey), como así también el Viaducto El Saladillo, magnífica obra de ingeniería declarada M.H.N en el año 2000. El final de este paseo será nuevamente la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Circuito Sur

Siguiendo el pedemonte al sur de San Miguel de Tucumán, entre ciudades pujantes y fértiles cañaverales. Pasando por viejo pueblo de San Pablo de Lules se visita la antigua hacienda donde los jesuitas procesaron por vez primera caña de azucar.

Siguiendo el pedemonte al sur de San Miguel de Tucumán, este recorrido nos lleva por ciudades pujantes y fértiles cañaverales. Partiendo de la capital tucumana por RP 301, a 22 km al sur se encuentra la localidad de Lules, donde se recomienda visitar las Ruinas de San José de Lules, testimonio de la época de la conquista española. Unos kilómetros más adelante, podemos detenernos en el Santuario de la Reducción, donde cada 8 de diciembre se venera a la Virgen del Valle.

Continuando hacia el sur ya en la RN 38 llegamos a la ciudad de Concepción, segunda en importancia de la provincia. La Plaza Mitre, plaza principal, fue bautizada en junio de 1.901, es centro neurálgico de todo el acontecer social y cultural. Un ingenio azucarero y la intensa actividad agrícola (papera, citrícola, hortalizas) son las principales actividades productivas de la zona.

Desde RP 365 arribamos a la localidad de Alpachiri, punto de partida para visitar las Ruinas de la Ciudacita (4.200 m.s.n.m.) ubicadas en el Parque Nacional Los Alisos, dotado de una singular belleza natural. Desde Alpachiri por RP 365 al oeste encontramos la zona denominada Cochuna, ideal para la práctica del senderismo y actividades recreativas al aire libre.

Otro punto de este circuito para ser visitado es Simoca, retomando por RN 38 al norte llegamos a la RP 326, tomando ésta hacia el este, al llegar a la intersección de la RN 157, nos encontramos con esta localidad conocida como la “Capital Nacional del Sulky”. Es famosa por la tradicional feria, que se realiza cada sábado, donde se ofrecen los más diversos productos como comidas regionales, artesanías, miel de caña, tabletas, pastel de novia, empanadillas, rosquetes, hasta artículos importados y cigarrillos en chalas. La feria sabatina es homenajeada con la Fiesta Nacional de la Feria durante cuatro sábados consecutivos en julio.

Por RN 157 hacia el norte, retornamos a la ciudad capital para finalizar el circuito.

Circuito Valle de Choromoros

Paseo colmado de paisajes de llamativa fisonomía, abre las puertas a un valle rodeado de cerros, ríos y parajes intermontanos con clima moderado, donde las antiguas estancias nos rememoran a los primeros encomenderos. Excursiones a caballo, a pie o en bicicleta nos trasladan por senderos a puntos panorámicos donde obtendremos excelentes vistas de sus paisajes, como así también las huellas del pasado precolombino.

Por Ruta 9 hacia el norte, luego de recorrer 20 km se puede desviar para visitar El Cadillal y el viaducto de El Saladillo. Si bien pertenecen al denominado circuito de las Yungas son dos atractivos de singular belleza e importancia que se recomiendan conocer.

El Cadillal es una apacible villa con calles en declive a metros del dique homónimo donde se pueden realizar actividades náuticas y pescar en el marco de un encantador paisaje.

El viaducto el Saladillo constituye una obra magnífica de la ingeniería, que se inauguró en el año 1.884. Única en su tipo, lo que justificó que se lo designe Monumento Histórico Nacional en el año 1.999.

Continuando por Ruta 9 y a 75 km de San Miguel de Tucumán llegamos a la ciudad de Trancas, poblado que nació hacía el año 1.600 en un paraje cercano que hoy se conoce como Villa Vieja. Hacia 1781 el sitio se constituyó en un centro estratégico para la defensa del norte. Así, este pueblo se convirtió en escenario de algunos de los hechos más resonantes de nuestra independencia, ya que fue en el año 1816 cuando el Gral. Manuel Belgrano retoma el mando del Ejercito del Norte, en reemplazo del Gral. José Rondeau.

Cuando llegó el ferrocarril hacia 1.900, la población se traslada 2 km al sudoeste a su actual emplazamiento. De la Villa Vieja quedó como testimonio el Templo del Sagrado Corazón, que data del año 1.760 y fue testigo de importantes hechos históricos. Al norte de Trancas, apenas a 6 km, encontramos el “Pozo del Pescado”, fuente milagrosa que recuerda el paso de San Francisco Solano por ese lugar.

A 24 km al oeste de Trancas se encuentra San Pedro de Colalao, villa turística extendida a lo largo de un angosto valle a 1.100 m.s.n.m, y bordeada por dos ríos típicos de montaña: el Tipa y el Tacanas.

La plaza central Leocadio Paz, está enmarcada por antiguas casonas de fines del siglo XIX, de sobrias líneas del clasicismo italianizante. Su añosa arboleda de tipas y flores de estación junto a la Iglesia de San Pedro, el Museo y la Biblioteca Juan Bautista Alberdi y la Comuna, entre otros edificios se destacan en el entorno.

Todos los años en el mes de febrero se realiza la representación del Milagro de Lourdes en la Gruta de Lourdes, réplica de la original francesa, ubicada a la entrada de la villa.

Otro atractivo de importancia es la Reserva Fitozoológica Dr. Carlos Pellegrini, de 400 ha y donde habitan más de 150 especies entre exóticas y autóctonas.

El gran valor arqueológico de la zona se encuentra representado por la “Piedra Pintada” (petroglifo) y Tiu Cañada entre otros vestigios precolombinos.

Desde la Villa de San Pedro de Colalao se pueden realizar una variedad de excursiones a pie, a caballo o en bicicleta para visitar puntos de interés como Chulca, Puente del Indio, Laguna Escondida, entre otros.

Retomando el circuito, a 18 km al oeste de la villa de San Pedro, se encuentra Hualinchay, pintoresco caserío rodeado de montañas, que lo convierten en un atractivo visual de singular importancia. Desde esta localidad nace una huella que une esta región con la localidad de Colalao del Valle, excursión que puede ser realizada a pie o a caballo, y que se recomienda emprenderla en compañía de guías.

Hacia el sur por Ruta Provincial 311 y luego de empalmar Ruta provincial 312, se accede a Ruta Nacional 9. A lo largo de todo este trayecto se podrán apreciar hermosos valles colmados de naturaleza y vistas admirables, atravesando localidades como Gonzalo, Choromoro y estancias de la zona. Al acceder a la mencionada Ruta Nacional, en dirección sur se regresa a San Miguel de Tucumán.

Circuito Valles Calchaquíes

Tierra extraordinaria que ofrece miles de sorpresas con un encanto antiguo, donde historia, naturaleza, tradiciones, arqueología y mitos, forman una alianza excepcional, razones que la constituyen en una región turística de inevitable asombro. Recorrido turístico por excelencia, que busca el acceso al Norte Argentino a través de las montañas.

Partiendo desde la Capital hacia el sur por RN 38, camino a los valles, se pueden visitar las Ruinas Jesuíticas de San José de Lules donde se conserva la capilla y el claustro. Tras recorrer 16 Km. se llega a Famaillá conocida por las típicas empanadas tucumanas. Continuando hasta Acheral se empalma con la RP 307, marcando así el ascenso a los valles. Miles de helechos capturarán la curiosidad del viajero, al igual que los grandes árboles. El camino se interna, de pronto, en la quebrada del río Los Sosa, que forma parte de la Reserva Natural Los Sosa, el mismo a poco de andar se hace de cornisa, con curvas cerradas. Allí ya la selva deslumbra e invita a detenerse, especialmente en la curva a la que se asoma el monumento El Indio. Luego, en el lugar conocido como apeadero militar, la vegetación comienza nuevamente a perder densidad, con los alisos, sauces y pinos como protagonistas. La entrada al Valle de Tafí es simplemente bella. De forma oval, el valle se encuentra encerrado entre el cerro Muñoz y las cumbres del Mala Mala, y dividido por el río Tafí. En su centro reposa el embalse La Angostura, el cual forma parte de la Reserva Natural La Angostura. En la margen sur del dique se halla la localidad de El Mollar, donde se encuentra la Reserva Arqueológica de Los Menhires, que reúne más de un centenar de monolitos de piedra labrada realizados por la cultura Tafí. Vale la pena visitarlos y admirar sus grabados con figuras humanas, de felinos, con pinturas originales y algunos diseños fálicos. Tafí del Valle se encuentra a 2.000 metros de altura. Con sus 2.600 habitantes, es una villa típicamente turística, que conserva el Conjunto Jesuítico de La Banda, cuya parte más antigua fue levantada por los jesuitas en la primera mitad del siglo XVIII. El museo arqueológico del interior del complejo posee piezas de las culturas Tafí y Santa María, además de imágenes y pinturas de la época virreinal. Junto a otras estancias jesuíticas, La Banda conforma un particular circuito rural, centro productivo del famoso queso tafinisto. La visita a los artesanos del lugar, las cabalgatas y las caminatas a través de largos recorridos por las cumbres de la zona, embellecidas con cascadas de hasta 70 metros de altura, son programas ideales para conocer el gran valle de Tafí. Además, en las afueras del pueblo, la reserva arqueológica La Bolsa conserva restos prehispánicos, como sitios de cultivo, residencias y una aldea muy antigua. La RP 307 se encarga de introducir al viajero a los Valles Calchaquíes por el sur, ascendiendo en pronunciado zigzag hasta el Abra del Infiernillo, a 3.042 m. s.n.m., desde donde se obtiene una vista sublime. Allí comienza el descenso, pero ahora las laderas comienzan a mostrar sus primeros cardones y, más adelante, el valle se manifiesta con su típica vegetación, salpicada de algarrobos, churquis, chañares y talas, además de sauces y álamos. Amaicha del Valle es el siguiente punto de detención, para visitar la plaza y sus alrededores, y conocer algo más sobre la Fiesta de la Pachamama, que en la actualidad coincide con los festejos del Carnaval y está vinculada con los ritos relacionados a la fertilidad del ganado y de los cultivos. Luego de empalmar con la RN 40, las Ruinas de Quilmes irrumpen a la izquierda. Fue uno de los más importantes asentamientos prehispánicos de los calchaquíes, que estuvieron allí desde el 800 d.C. En el siglo XVII llegó a tener 3.000 habitantes en el área urbana y 10.000 en los alrededores. En la falda del cerro se advierten las reconstrucciones de la zona residencial, rematada por una fortaleza situada en la cima y dos fortines a ambos costados, sobre la cornisa. Una serie de pasillos permiten la visita guiada del complejo, que fue el último bastión de la resistencia aborigen ante el avance español y que claudicó recién en 1667, tras lo cual 1.700 sobrevivientes fueron trasladados a pie hasta las proximidades de Buenos Aires (la actual ciudad de Quilmes), adonde llegaron apenas 400. En el museo del sitio se pueden ver piezas rescatadas de las excavaciones realizadas allí, y junto a él se encuentran una confitería y un hotel. La legendaria RN 40 se pierde en el valle rumbo a Cafayate, no sin antes pasar por Colalao del Valle, en cuyas cercanías se encuentra El Pichao, un yacimiento arqueológico similar al de los Quilmes, aunque no tan restaurado.


Flecha de Título Donde alojarse

Hoteles

Hosterías


Flecha de Título Donde comer

Restaurantes
 
 

 

 

 

.

 

.

Fotos de la Ciudad de Buenos Aires - FotosBaires

 

 

Inicio

Incluir Sitio

Contáctenos

.

© Argentina HOLA